Pan Proteico (3 ingredientes) SIN gluten y SIN harina

PAN PROTEICO (3 INGREDIENTES)
SIN GLUTEN Y SIN HARINA

Con solo tres ingredientes y en pocos minutos obtendrás un pan rico en proteína y sin utilizar ninguna harina. También apta para dietas cetogénicas y para personas con celiaquía, un pan delicioso, fácil, suave y muy versátil para tus comidas.

Si nos visitas por primera vez y hasta ahora te pasas por acá, te comparto que soy José Miguel Ivorra Peñafort fundador de PanPillón Taller de Panadería, de origen Colombiano y que semanalmente publicó en relación al arte de la panadería recetas, técnicas, teoría cultural, con la intención que puedas aplicarlas en casa y que el pan que consumas sea hecho por ti.

Nuestro objetivo es motivarte a que el pan que consumas en casa sea hecho por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen y de esta manera, llevarte un paso más cerca a lograr tus resultados y esos panes soñados. Vamos a iniciar pero no antes, sin agradecerte eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado ¡empecemos!.

¿Es posible hacer pan sin gluten y sin harina? 

Aunque parezca increíble, sí es posible hacer pan sin gluten y sin harina, además rico en proteína, te dejo a continuación los ingredientes que necesitamos y sus respectivas cantidades.

Ingredientes:

  • 150 g de leche en polvo (1 taza + 1 cda)
  • 150 g de huevo (3 unidades AA)
  • 7 g de polvo de hornear (1 cdta)

Nuestro primer paso es batir los huevos con un batidor de globo o con un tenedor, los batimos hasta romper el ligue del huevo y lograr una mezcla homogénea. En otro bowl agregamos polvo de hornear y leche en polvo, los mezclamos a mano hasta asegurarnos que queden bien incorporados. Cuando los ingredientes secos o polvorosos estén listos los vamos a incorporar a los huevos batidos, ten presente que es más fácil incorporar los ingredientes secos a los ingredientes líquidos.

Recuerda que el amasado al principio debe ser suave ya que no queremos mandar a volar leche en polvo al techo, e iremos aumentando progresivamente la fuerza en el proceso de mezcla para evitar que nos queden grumos de leche en polvo, esto último es bien importante porque de lo contrario los veremos reflejados en la masa final y no queremos eso. Nuestra mezcla se irá tornando cada vez más espesa y lo vamos a notar porque necesitaremos cada vez más fuerza para mezclar, sin embargo esto es un indicativo de que estamos haciendo el procedimiento bien.

Terminamos de mezclar la masa la cual logró obtener una buena textura, limpiamos nuestro batidor de globo o nuestro tenedor, lo sacudimos y recogemos la masa de los bordes. El siguiente paso es porcionar o formar los panes, para esto contamos con dos opciones, la primer alternativa es porcionar con una cuchara del tamaño que queramos y la segunda opción es valernos de una manga pastelera, que en nuestro caso será plástica aunque también puede ser de tela, finalmente usamos una boquilla que es opcional pero que nos ayudará bastante.

¿Cómo se maneja una manga pastelera?

Nos conseguimos una vasija lo suficientemente alta y metemos la manga dentro del envase, para después envolverla a la horma del recipiente dejando la boca de la manga bien abierta para que así nos quede mucho más fácil rellenar la manga sin necesidad de ensuciarnos, cuando la masa esté en la manga la sacamos de la vasija y ahora sí vamos a distribuir el relleno para que sea más fácil manguear encima de la lata del horno.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

En este paso es donde un raspe o una espátula es de gran utilidad, porque nos ayudará a empujar el relleno y llevarlo hasta la punta de la boquilla, es importante revisar que no queden burbujas de aire, ojalá lo menos posible para que al manguear salga muy bien la masa; cuando te das cuenta que rellenaste la manga muy arriba, tienes que volver a empujar hasta la punta para que no queden espacios de aire, de lo contrario se podría dañar la forma del pan. Una vez hayamos distribuido bien la masa, vamos a darle vueltas a la manga para que quede bien apretado,  para manguear tenemos que envolvernos la punta de la manga alrededor de nuestro dedo con el fin de que no se salga el relleno. La técnica de la manga requiere práctica, pero la forma es muy simple. 

Dos bastones pegados van a formar nuestro pan alargado, podemos separarlos un poco para que al crecer parezca que tenga una greña por encima, es decir un pequeño corte, entonces vamos a dejar dos panes largos y dos redondos. Al aplicar el mangueado es necesario practicar que la presión sea la misma durante todo el recorrido. Luego llevamos al horno a 190 grados por alrededor de 20 minutos en el nivel medio de las rejillas del horno, no las dejemos en el nivel inferior porque este pan tiende a dorarse más por debajo que por encima, entonces ten cuidado con eso.

Definitivamente esta es una receta ganadora, obtuvimos una miga super suave, con una textura perfecta, esponjosa, elástica, aireada y muy flexible gracias al polvo de hornear, una delicia, por supuesto, tenemos que hacer un sándwich con este pan, súper rico. Yo mismo me sorprendí cuando conocí la receta, que es super fácil y por supuesto que se puede aromatizar con lo que uno quiera y lo mejor puedes utilizarla para desayunos, onces, comidas, almuerzos, etcétera.

Nos vemos en la próxima con más recetas, con más conocimientos sobre este arte y la cultura del pan que estamos compartiendo contigo para que te animes hacer pan en casa. Gracias por llegar hasta el final del artículo. Un abrazo para todos.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

Achiras Huilenses (Amasijo Colombiano)

ACHIRAS HUILENSES
(AMASIJO COLOMBIANO)

No importa si las conoces o no las conoces, cuando las hagas te van a encantar, estamos hablando por supuesto de las achiras. Si eres Colombiano o vives en Colombia desde hace un tiempo probablemente las conozcas, pero si no, hoy te vamos a presentar ese producto y lo mejor, vas a aprender hacerlas.

Si nos visitas por primera vez y hasta ahora te pasas por acá, te comparto que soy José Miguel Ivorra Peñafort fundador de PanPillón Taller de Panadería, de origen Colombiano y que semanalmente publicó en relación al arte de la panadería recetas, técnicas, teoría cultural, con la intención que puedas aplicarlas en casa y que el pan que consumas sea hecho por ti.

Nuestro objetivo es motivarte a que el pan o en este caso las achiras que consumas en casa sean hechas por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante que realmente funcionen y de esta manera, llevarte un paso más cerca a lograr tus resultados y esos panes soñados. Vamos a iniciar pero no antes sin agradecerte eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado ¡empecemos!

Cuando hablamos de achira o sagú como se conoce en la zona de Cundinamarca – Colombia, inmediatamente nos viene a la cabeza esos bizcochitos que vamos a hacer hoy, pero no olvidemos que achira también es una planta y de la raíz de esta se saca un almidón y con ese almidón se hacen los bizcochos. Por supuesto que podemos hacer muchas otras cosas más, como por ejemplo utilizar este almidón para espesar, para hacer coladas, para hacer tortas, para hacer pan de sagú y si tú, que estás leyendo este artículo utilizas este almidón para otros usos o recetas, por favor déjanos tu comentario para que en comunidad vayamos aprendiendo sobre los distintos usos que puede llegar a tener este almidón tan delicioso.

Ingredientes:

  • 250 g de almidón de achira o sagú (2 tazas)
  • 20 g de yema de huevo (1 und)
  • 500 g de queso campesino o cuajada ( 2 tazas)
  • 60 g de mantequilla derretida (4 cdas)

Aunque nuestro ingrediente principal es el almidón de achira eso no quiere decir que vamos a empezar por ahí. El trabajo principal aquí es trabajar el queso, vamos a molerlo o a rallarlo, si lo vamos a rallar lo haremos por el lado del rallador que tiene el tamaño más fino, por supuesto si tenemos un molino quedará mucho más pequeño, pero con un rallador convencional de casa lo podemos hacer perfectamente.

Luego en un bowl mezclamos el almidón, el queso, la yema de huevo, la mantequilla fundida pero no caliente; es decir todos los ingredientes de una vez hasta lograr homogeneidad. Y esta es la parte deliciosa, vamos a amasar con las manos, te aconsejo usar una sola mano y la otra la mantendremos limpia para cualquier otro imprevisto que suceda. Vamos a juntar todos los ingredientes apretando, mezclando, rotando y cuidando que no quede por ahí ningún grumo de almidón seco, la idea es integrar y mezclar hasta que tengamos una masa homogénea, que no queden pedacitos de yema ni mantequilla por ahí rondando en nuestra masa, nos vamos a dedicar unos minutos a este proceso sin ningún afán.

Una vez logremos la textura ideal, podemos pasar al mesón para terminar de mezclar y amasar, esta es una masa sencilla de poquitos ingredientes, pero precisamente, por eso hay que cuidarla para que quede bien. Vamos a restregar la masa sobre el mesón para juntar todos los ingredientes, quitar esos pequeños grumos que pueden quedar de queso y simplemente lograr una masa más lisa y más bonita.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Después de unos tres o cuatro minutos de amasar podremos ir recogiendo la masa con ayuda del raspe. Recuerda que en nuestra tienda virtual de PanPillón puedes conseguir los raspes de panadería, también encontrarás talleres, utensilios e implementos con los cuales poco a poco iremos enriqueciendo nuestra vida panadera y lo mejor de todo es que tenemos envíos a toda Colombia. Continuamos con la receta de achiras que estamos muy cerca de terminar con estos pasos bien sencillos.

Lo que vamos a hacer ahora es tomar un trozo de masa y estirarla con mucho cuidado, trata de no aplicarle demasiada fuerza para no romperla, amasamos del centro hacia los extremos muy suavemente. Cuando ya tengamos nuestra tira del mismo grosor, más o menos de un centímetro de diámetro realizaremos cortes en pedazos iguales que se convertirán en nuestros bizcochos de achira, y así sucesivamente hasta acabar con toda la masa. ¿Cuántas achiras nos saldrán? Aproximadamente ciento veinte achiras, lo que es una cantidad considerable y que nos permitirá compartir o vender nuestras achiras.

Ya que contamos con nuestras unidades de achiras listas pero crudas, nos dispondremos a colocarlas sobre una lata y no es necesario dejar tanto espacio entre achiras como si lo hemos visto en otros panes que requieren de bastante espacio debido a que al crecer se podrían unir pero en este caso no aplica debido a que estas achiras mantendrán su tamaño.

Dejaremos las latas en un horno eléctrico casero de tamaño mediano a unos 200 grados por 10 minutos en la zona baja y luego 5 minutos adicionales en la zona superior del horno. Es decir unos 15 minutos en total para que obtengamos una coloración realmente uniforme y no queden doradas sólo por debajo.

Estas son las famosas y clásicas achiras Colombianas del departamento del Tolima, no te las puedes perder y recuerda que estamos para apoyarte en tu proceso de aprendizaje. Eso es todo por hoy, te espero para la próxima receta y ten presente que PanPillón no solo es recetas, es un espacio de aprendizaje, una escuela donde tienes la información organizada con metodología, donde cuentas con el apoyo de todo un equipo para que explores y sigas aprendiendo. Un abrazo para todos y muchas gracias por leer este artículo.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

¿Cómo hacer pandebonos colombianos?

¿CÓMO HACER PANDEBONOS COLOMBIANOS?

Desde el Valle del Cauca para el mundo, para que los prepares, disfrutes y compartas. Nuestro objetivo es motivarte a que el pan o en este caso los pandebonos que consumas en tu casa, sean hechos por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen acercandote a ti, un paso más a lograr tus resultados y esos panes soñados; Vamos a iniciar pero no antes, sin agradecerte eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado, ¡empecemos!.

¿Cuál es el origen del Pandebono?

Hay varios relatos, relacionados con el origen de este amasijo colombiano y nos quedamos en eso, no hay una historia que podamos decir sea la correcta y poder descartar las otras, son relatos que escuchamos, pero todos apuntan a la finca “El Bono” que está ubicada en la zona rural de Tagua en el departamento del Valle del Cauca, y que de ahí se empezó a expandir en todo el departamento hasta popularizarse.

Otra historia que relata un posible origen del pandebono, involucra a un panadero italiano que salía a las calles a vender sus panes y gritaba “pane del buono”  “pane del buono” que traduce al español “pan de los buenos”, sin embargo seguramente a lo lejos tal vez lo que se escuchaba era “pandebono”, vaya uno a saber. Pero escojan ustedes, cuál historia les gusta más y si conocen alguna otra historia nos gustaría que nos la compartieran.

¡Empezamos con la receta!

Aquí solamente necesitamos cinco ingredientes que son queso costeño, almidón de yuca, almidón de maíz, huevos y leche, eso es todo. Las cantidades las discriminamos a continuación.

Ingredientes:

  • 190 g de queso costeño (1 y 1/3 de taza)
  • 90 g de almidón de yuca (3/4 de taza)
  • 20 g de almidón de maíz (2 y 1/2 cdas)
  • 25 g de huevo (1/2 und)
  • c/n de leche

Lo primero que vamos hacer es mezclar los almidones, el de yuca y el de maíz, el objetivo es que queden bien mezclados, bien incorporados. y pasamos al siguiente paso.

El siguiente paso involucra al queso costeño y podemos utilizar un molino de marca Corona muy tradicional acá Colombia, pero como sé que no todos tienen un molino de esos, vamos a utilizar un rallador, si quieren conocer cómo funciona este molino me dicen y lo trabajamos en otra receta. Para que la mayoría pueda realizar fácilmente este paso, vamos a utilizar un rallador convencional. El objetivo es que nuestro queso quede lo más fino posible, es por eso que utilizaremos la parte más pequeña del rallador con el que dispongamos y vamos a rayar el queso en dirección perpendicular. Para aquellos que quieran conseguir un rallador similar al que estamos utilizando, lo pueden conseguir con el nombre de MICROPLANE.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

¡Listo el queso! Bueno, entonces sigamos con el siguiente paso. Agregamos los almidones al queso, con el objetivo de hidratarlos y aprovechar la humedad del queso, para luego agregar el resto de los ingredientes.

¿Está seco cierto? Bueno entonces ahora si entra el huevo a la reunión, vamos a incorporarlo de la misma forma que el almidón, para que absorba esa humedad y que la masa vaya tomando esa textura un poco más homogénea. En este paso debemos decidir si es necesario agregar leche o no, todo depende si la masa está demasiado seca y no se deja trabajar, si decidimos agregar algo de leche te recomendamos que la agregues poco a poco, no nos vamos a exceder con la leche, puesto que podemos agregar líquido pero no podemos quitarlo ¿verdad? Entonces mucho cuidado al agregar la leche.

¿Se acuerdan de esos días, cuando no teníamos lavadora y tocaba lavar en el río a mano? Bueno, probablemente no. Pero creo que varios de nosotros hemos lavado ropa a mano y vamos a recordar ese movimiento aquí con nuestro amasijo. Hay que hacer lo que hacemos con la ropa, que es restregar y apretar la masa contra el mesón para hacerla más homogénea y que se incorpore todo mucho mejor y ahí vamos anotar con más certeza si la masa está muy seca o ya se encuentra bien para continuar con la receta.

Si la masa está muy seca necesitaremos agregar más líquido para lograr una masa realmente manejable y que en el horno se comporte tal como nosotros queremos, ya lo veremos más adelante. Agregamos leche y seguimos trabajando, y vamos a notar poco a poco un cambio de textura en la masa. Si la masa se está cuarteando fácilmente es porque nos falta líquido y es necesario agregar algo más de leche, esa es la señal que debemos revisar.

Una vez logremos una masa que no se cuartee y que se deje manejar, estaremos listos para continuar. Vamos a formar los pandebonos, pero yo se que a ustedes como a mí, nos gusta el bocadillo ¿verdad?  Si queremos agregar bocadillo a nuestros pandebonos lo primero que debemos hacer es trabajar el bocadillo, tradicionalmente encontramos el bocadillo en barra gruesa o bloque, entonces para los que ya vieron nuestra receta del roscón saben de qué se trata este paso, tenemos que masajear el bocadillo, en este caso no vamos a agregar harina porque son pedacitos muy pequeños y no hace falta, pero hay que suavizarlo para poder rellenar más fácilmente los pandebonos sin que la masa se rompa.

En lo que respecta al pandebono, los hay chiquitos, los hay grandes, los hay rellenos, los hay sin relleno, en esta ocasión vamos hacer pandebonos de un tamaño entre grande y mediano y vamos hacer dos rellenos y dos sin relleno.

Esto es lo que vamos hacer con cada una de las porciones, formamos una bola, si lo queremos rellenar tenemos que hacer una presión con el bocadillo y básicamente envolver nuestro pedazo de bocadillo. Este primer pandebono lo vamos a dejar sin relleno y el segundo sí va con relleno y así continuamos. 

Buen trabajo, ahora disponemos nuestros pandebonos sobre la lata por unos 15 minutos de reposo mientras el horno se termina de pre calentar. Luego los dejamos en el horno a unos 220 grados centígrados, el tiempo va a depender en gran medida de nuestro horno pero independiente el objetivo es que tiene que quedar con color doradito, sin embargo hay que subir la lata de la parte inferior a la parte superior del horno para que juguemos con las temperaturas y evitemos que se nos quemen los pandebonos ya sean por encima o por debajo.

Lo ideal es contar con un horno eléctrico, en este caso contamos con una fuente de calor arriba que permite dorar los pandebonos más fácilmente pero si únicamente tenemos fuente de calor abajo es recomendable cambiar de posición las latas para que la parte de abajo no se queme.

¡Y listo! Obtendremos unos pandebonos increíbles, con una miga esponjosa, un exterior crocante, tostado por encima, tostado por debajo, muy suave por dentro, muy aireado y con una miga muy húmeda. Recordemos que el pandebono no tiene sal, toda la sal la aporta el queso costeño ¿verdad? Tampoco tiene polvo de hornear, hay algunas recetas que lo llevan, este no es el caso, pero gracias a la humedad de la receta, al almidón de yuca, al huevo y al vapor del agua que se crea por dentro, se aporta para que el crecimiento de este pan sea posible.

Eso es todo, muy sencilla, muy directa la receta de un amasijo muy pero muy popular aquí en Colombia, tienes que probarla. Cinco ingredientes sencillos de la forma más directa de hacer pandebono, no tenemos ni polvo hornear, ni mantequilla ni otras cosas, super sencillo y clásico de realizar. Anímate que está buenísimo, si consigues un queso costeño que no está tan salado, puedes ir agregando más sal, si así lo deseas.

Nos vemos en la próxima con más recetas, con más conocimientos sobre este arte y la cultura del pan que estamos compartiendo contigo para que te animes hacer pan en casa. Gracias.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

¿Cómo hacer pan de hamburguesa? (Pan de papa)

¿CÓMO HACER PAN DE HAMBURGUESA?
(PAN DE PAPA)

Queremos que aprendas y sabemos que surgen muchas dudas en el camino, por eso nuestro objetivo es motivarte a que el pan que consumas en casa sea hecho por ti ofreciendo ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen y de esta manera llevarte un paso más cerca a lograr tus resultados y esos panes soñados. Vamos a iniciar pero antes, te agradecemos eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado ¡empecemos!

La receta de hoy es una invitación a toda nuestra comunidad panadera, especialmente a nuestros Colombianos para que compremos y consumamos nuestra papa Colombiana y la incluyamos en nuestras preparaciones diarias ya sea al horno, en puré, fritas o en ensalada. Por eso hoy nuestra masa de pan para hacer los panes de hamburguesa más esponjosos, suaves y deliciosos tendrán el ingrediente estrella que venimos mencionando.

Los panes de hoy no son panes de hamburguesa comunes que encontramos en otros lados, por eso queremos compartir contigo esta receta tan especial, pero antes recuerda que ya debes tener listo tu puré de papa y tu masa madre para realizar este delicioso pan de hamburguesa. 

En el caso de que no tengas masa madre o no la manejes todavía, puedes omitir este ingrediente, lo más importante es incluir el puré de papa, ya que este es el ingrediente principal y le va a dar mucha más suavidad a la masa, adicionalmente nos va a quedar extremadamente rico el pan gracias al sabor único de la papa.

Ingredientes:

  • 500 g de harina de trigo de fuerza
  • 200g de leche
  • 200 g de puré de papa pastusa (seco)
  • 100 g de huevo
  • 100 g de masa madre (agrega 10 g más de levadura si no tienes)
  • 5 g de levadura seca
  • 10 g de sal
  • 35 g de azúcar
  • 50 g de mantequilla

Con las papas vamos hacer un puré seco, entonces lavamos, pelamos y cocinamos nuestras papas pastusas. Cuando ya estén listas, lo que vamos a hacer es el puré con ayuda de un tenedor, no queremos que el puré quede demasiado húmedo porque también estamos agregando leche a nuestra masa, entonces hay que ser muy cuidadosos.

Agregamos al bowl nuestra leche y diluimos la levadura seca, por otra parte revisamos cómo está nuestra masa madre, la idea es que se encuentre bien madura, crecida y bien fermentada para agregarla al bowl; agregamos también el azúcar para que se vaya diluyendo y posteriormente nuestros dos huevos. Paso seguido agregamos el puré teniendo en cuenta que no puede estar caliente, debe estar a temperatura ambiente o frío. Ahora antes de agregar la harina vamos a batir un poco para que se mezcle muy bien y ya después sea mucho más sencillo mezclar todo cuando agreguemos el resto de ingrediente. 

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Pasados un par de minutos adicionamos nuestra harina, pero primero te sugiero vertir los líquidos para que la máquina mezcle más fácilmente, luego agregamos nuestra sal a la levadura que está protegida, la masa madre también. Paso seguido empezamos a mezclar en la velocidad más baja y después cuando la máquina vaya necesitando más fuerza empezamos a aumentar moderadamente la velocidad para que se mezclen muy bien todos los ingredientes. Pasados unos siete minutos de amasado, vamos a empezar a agregar nuestra mantequilla de a poco y vamos aumentando progresivamente la velocidad para que la masa vaya absorbiendo la mantequilla.

Cuando vemos que la mantequilla ha sido absorbida por toda la masa, es un indicativo de que ya está lista y podremos hacer la prueba de la ventana fácilmente, gracias a la suavidad que tiene la masa, a su expansibilidad y a la mantequilla; cuando tu masa cumpla estas caracteristicas no hay que pasar más por la máquina, ya que hay que tener mucho cuidado con amasar en exceso porque podríamos dañar la masa. 

Con un poco de harina y con nuestro raspe panadero que podemos encontrar en nuestra tienda PanPillón, vamos a sacar la masa del Bowl y la llevamos a fermentación, es decir que dejamos reposar la masa entera, todavía no la vamos a dividir. Luego procedemos a hacer unos pliegues de la siguiente manera: La idea es estirar la masa y doblarla a la mitad, este proceso de pliegues los repetimos cuatro veces seguidas y luego volteamos nuestra masa que tendra un aspecto parecido al de una almohada.

La llevamos de nuevo al bowl y la dejamos fermentar a temperatura ambiente hasta que duplique su tamaño o también la podemos dejar en la nevera, cualquiera de las dos alternativas está muy bien.

Recuerda que nuestro patrocinador es la tienda de PanPillón, desde allí puedes adquirir tus tarjetas regalo perfectas para la época navideña, para un cumpleaños, para los aniversarios, para las bienvenidas, para las despedidas lo que sea, puedes regalar tarjetas personalizadas a tus seres queridos, familiares, amigos, mamá, hermanos, hermanas, mejor dicho a quien desees de una forma muy sencilla y desde la comodidad de tu casa. 

Las tarjetas vienen de distintos montos, tenemos desde $25.000 COP, recuerda que puedes escribir un mensaje personalizado de Feliz Navidad, Feliz Cumpleaños, lo que quieras y enviarla a esa persona a través del correo electrónico para que ellas o ellos los usen en nuestra tienda PanPillón, tenemos productos desde $2.000 COP. También recuerda que se vienen nuevos productos, entonces invitados todos a explorar la tienda PanPillón y a apoyarnos, sigamos con la receta

Nosotros dejamos fermentar la masa aproximadamente 36 horas en la nevera, pero recuerda que puedes hacerlo a temperatura ambiente hasta que duplique el tamaño. Despegamos la masa del Bowl y la llevamos al mesón, ahora lo que vamos hacer es dividir la masa, pero antes esparcimos sobre el mesón y la masa un poco de harina y la desgasificamos. Vamos a hacer porciones aproximadamente de unos 100 gramos, lo ideal sería valernos de una gramera para que todos los panes nos queden del mismo tamaño, con el raspe dividiremos nuestra masa en mitades, en cuartos o en octavos, cuidando que cada porción pese 100 gramos.

Ahora sí vamos a formar nuestras hamburguesas, si no tenemos mucha práctica hacemos dobleces por toda la circunferencia para darle tensión, quitamos el exceso de harina y con nuestras manos vamos dandole una forma circular, todo es cuestión de práctica. Una vez listas las porciones de nuestros panes, los disponemos sobre una lata con papel parafinado o engrasado y los dejamos crecer, cuando crezcan les pasamos un glasé de huevo batido para que se doren mucho más y queden aún más brillantes y les agregamos un poco de ajonjolí. Llevamos nuestros panes al horno a 180 grados hasta que estén doraditos. 

La idea es lograr un pan hamburguesa con brillo, tostado, bien dorado y si tal vez lo que buscas es un pan hamburguesa con menos color, la ideal es dejarlo menos tiempo en el horno. Ahora solo es cuestión de dejar enfriar un poco para poder cortarl el pan sin el riesgo de que colapsen. 

Esta fue la receta de hoy, muchas gracias por acompañarnos, recuerda consumir más papita Colombiana, espero que hayas disfrutado, que te animes hacer esta receta en casa, nos vemos en un próximo encuentro culinario.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

Pan de masa madre sin amasar

PAN DE MASA MADRE SIN AMASAR

Bienvenidos a este nuevo artículo donde aprenderemos como hacer pan a partir de masa madre de una manera muy sencilla y económica, para que tu después lo personalices a tu gusto y le cambies o le agregues lo que quieras, recordemos que la masa madre la puedes utilizar para un sinfín de recetas, no tiene que ser siempre en los panes de corteza, tu tarea es innovar y experimentar para dar con panes increíbles que se ajusten a tus gustos. Queremos que el pan que consumas sea hecho por ti.

En esta receta ya tendremos hecha nuestra masa madre, en el caso de que tu no la tengas o no la sepas hacer, no te preocupes, en nuestro canal de youtube de PanPillón podrás encontrar un vídeo que hicimos especialmente para ti explicando detalladamente : ¿Cómo crear tu masa madre desde cero?

Ingredientes:

  • 500 g de harina de trigo
  • 150 g de masa madre
  • 12 g de sal
  • 280 g de agua

Vamos a empezar con esta receta que está deliciosa y fácil de realizar, en un bowl vertemos 150 g de masa madre junto a 280 g de agua, y con ayuda de una cuchara o el utensilio que tengamos a la mano empezamos a mezclar hasta diluir por completo nuestros dos ingredientes, aquí ya tendríamos el primer paso listo. Continuamos agregando 500 g de harina de trigo a la mezcla que llevamos y seguimos mezclando con la cuchara o con un raspe, ambas son muy útiles, la idea es hidratar toda la harina.

Cuando llegamos al punto en el que mezclar con la cuchara es muy difícil por que la masa ya no es líquida y la harina ya absorbió la humedad, sacamos el contenido del bowl y lo pasamos al mesón, nos cercioramos bien de sacar todita la masa, y empezamos a trabajar con nuestras manos amasando, en este paso si tienes batidora también es valido usarla, la textura que tiene esta masa en este punto es bastante flexible pero hace falta que se integren más los ingredientes, por eso hay que trabajar con un amasado francés durante un minutico y luego dejamos reposar por 30 minutos. 

Vamos a ver como la masa va mejorando con el pasar del tiempo. Comenzamos atomizando un poco a nuestra masa con agua para hidratarla, paso seguido le agregamos 12 g de sal que se absorberán mejor gracias a la humedad que tiene la masa, procedemos a amasar de una manera en la que no tengamos que imprimir tanta fuerza, la idea es que estires la masa todo lo que puedas evitando que se rompa y empezamos a hacer dobleces, llevando las esquinas al centro hasta que formas una bolita con la mezcla y la volvemos a dejar reposar, pero esta vez será por  una hora.

Al pasar el tiempo estipulado levantamos nuestra bolita de masa, la volteamos y volvemos a estirarla, comenzamos hacer los dobleces como lo explicamos anteriormente, este paso será un poco repetitivo pero nos evitará tener que hacer un amasado intenso, esta técnica nos implica más tiempo pero menor esfuerzo físico. Volvemos a dejar reposar por otra hora a temperatura ambiente. 

Cuando se cumple el tiempo volvemos a repetir el proceso, esta técnica también se le conoce como laminado porque estiramos la masa lo más delgada posible y al doblarla creamos capas que ayudan a generar un volumen y una fuerza que nos interesa que obtenga para que los panes crezcan. Cuando armes la bolita de masa otra vez déjela reposar por una hora, pero esta vez la masa la vas a poner dentro del bowl y la vas a cubrir con un plástico, al terminar esa hora, la metes a la nevera mínimo por 8 a 24 horas de reposo.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Cuando se cumpla el tiempo vamos a sacar nuestra masa de la nevera y vamos a ayudarnos de un raspe para separar la masa del bowl y pasarla al mesón, también le vamos a espolvorear un poco de harina por encima y cuando ya hayas logrado extraer la masa vuelves a poner otro poquito de harina de trigo por el lado contrario para evitar que se pegue al mesón o a tus manos, procedemos a desgasificar un poco la masa generando una pequeña presión con la yema de los dedos.

Nuestro siguiente paso es empezar a dividir o porcionar nuestra masa, en este caso podríamos sacar una sola pieza pero para facilitar la cocción en horno casero es mejor sacar dos piezas, vamos a dividir la masa por la mitad tratando de que ambas partes pesen lo mismo, y luego vamos a empezar a darle forma a los dos trozos, uno va a ser ovalado y un poco alargado y el otro va a ser redondo. 

Para empezar a darle forma al pan iniciaremos con la ovalada, la idea es estirar la masa y que tenga una textura bastante flexible que nos permita dar una pre-forma, cuando ya tenemos la masa bien estirada a lo largo empezamos hacer los dobleces, llevando las puntas al centro, tratando de formar el óvalo a partir de los dobleces que estamos haciendo, cuando ya tengas la forma vas a sellar haciendo presión con la yema de tus dedos por el lado del último doblez para evitar que la forma de la masa se deshaga o se despegue. Tomamos la otra mitad de masa que nos queda y vamos a estirarla pero no tanto como la anterior, porque la idea es que esta pre-forma nos lleve a un resultado redondo y volvemos a repetir el proceso de los dobleces, llevamos las puntas al centro, hasta obtener un bolita y luego con nuestras manos vamos a ir dándole una forma más circular y moldeando cada vez mejor la masa.

Al tener las formas listas procedemos a taparlas con un plástico y las vamos a dejar reposar durante media hora, con el fin de que la masa se relaje un poco. Ya después vamos a volver a manipular las masas para moldear y perfeccionar más las formas finales, en este proceso como la masa ya está más relajada vamos a repetir la técnica de estirar la masa y llevar los puntas al centro hasta llegar al punto de moldear las formas de los panes, esto nos ayudará a desgasificar aún más la masa, no olvides que debes sellar muy bien las formas para que no se te despeguen, te puedes ayudar de la palma de tu mano. 

Cuando ya tenemos las formas finales de nuestros panes, vamos a pasarlos a unos canastos de mimbre, la idea es que estén en canastos separados para que no se vayan a pegar las masas, y los vamos a envolver y cubrir con una tela de fermentación que vamos a enharinar, no olvides que al poner los panes en los canastos estos deben ir con la base mirando hacia arriba, para que al pasarlos a la lata del horno queden al derecho. Si no tienes los elementos anteriormente mencionados no te preocupes, los puedes encontrar en nuestra tienda PanPillón ¡aquí! que tiene envíos a toda Colombia, así que no hay  excusa para que te quedes sin hacer esta deliciosa receta.

Al tener nuestros panes en las canastas bien cubiertos vamos a dejarlos reposar para que la masa crezca un 50 o 60% esto puede tomar distintos rangos de tiempo que puede variar dependiendo del clima en el que te encuentres, recuerda que  debemos ser muy cuidadosos con el tiempo del último reposo de esta fase, ya que si la dejamos demasiado tiempo la masa se puede llegar a sobrefermentar; mi proceso de crecimiento se demoró 4 horas ya que estaba haciendo bastante frío, es tuyo puede variar. 

Al descubrir la masa vamos a encontrar unos panes mucho más grandes y la textura va a lucir diferente con respecto a  antes de dejarlos reposar, para saber que la masa no está sobre fermentada con tu dedo vas a presionar la masa en diferentes puntos y la idea es que la masa se devuelva, en el caso de que se quede hundida quiere decir que está sobre fermentada. 

Una vez superado el anterior paso vamos a alistar nuestra lata y a esta le vamos a espolvorear un poquito de harina de maíz o sémola de trigo, si no tienes ninguno de esos ingredientes también puedes usar harina común y corriente, procedemos a poner nuestros panes de manera muy delicada a la lata, ya que la masa está en un estado muy frágil.

Cuando los panes se encuentran en la lata pasamos a greñar el pan, es decir hacer unos cortes en la superficie de la masa, la idea es que con estos cortes la masa pueda crecer mejor en el horno, en el pan ovalado vamos hacer un corte estilo rejilla que comprende de líneas diagonales a lo largo del pan hacia ambos sentidos, y con el pan redondo haremos una X con un cuadrado alrededor, evita que el corte sea demasiado profundo.

Después de esto vamos a atomizar nuestros panes para hidratar un poco la masa y llevamos al horno la lata en una temperatura de 220ºC o 230ºC, vamos a estar pendientes de que el pan esté bien doradito en la superficie, la idea es que no quede tan pálido ya que correríamos el riesgo de que quede crudo por dentro. 

Finalmente vamos a sacar nuestro pan del horno, la superficie debe estar bastante dorada y cuando lo cortemos vamos a encontrar una miga muy agradable con cierta irregularidad, alvéolos más grandes y alvéolos más pequeños, pero para salir de dudas vamos a probar como quedo este pan hecho por nosotros mismos. Si te gusto esta receta te invitamos a seguir leyendo más artículos que puedes encontrar en nuestra página web con recetas sencillas y súper deliciosas ¡Muchas gracias por leernos!.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

¿Cómo hacer las tostadas a la francesa más grandes del mundo?

¿CÓMO HACER LAS TOSTADAS A LA FRANCESA
MÁS GRANDES DEL MUNDO?

La receta de las tostadas a la francesa toma un nuevo nivel cuando se trata de Dwayne “The Rock” Jhonson. Para alguien con su tamaño, su estilo de vida y su rutina de ejercicios, estas tostadas son un perfecto “cheat meal” término que hace referencia a la “comida trampa” la cual se transforma en uno de los métodos más usados como estrategia para aquellos que pertenecen al mundo de la musculación, pero bueno eso es tema aparte, lo que a nosotros realmente nos compete es hablar sobre las TOSTADAS, de eso si que podemos discutir y aportar ideas.

Atrás quedaron las tostadas delgadas y pequeñas, hoy hablaremos de las tostadas de 10 CENTÍMETROS DE GROSOR inspiradas en el cheat meal de Dwayne Jhonson, tostadas con mantequilla de maní, mermelada de mango, syrup de aguardiente y mix de semillas que nos ofrecerán un toque de crocancia. Estas tostadas son la expresión literal y la mejor combinación de la esponjosidad e indulgencia que te puede dar un pan bien hecho y personalizado.

Quitar negrilla

Si nos visitas por primera vez y hasta ahora te pasas por acá, te comparto que soy José Miguel Ivorra fundador de PanPillón Taller de Panadería, de origen Colombiano y que semanalmente publica en relación al arte de la panadería recetas, técnicas, teoría y cultural, con la intención que puedas aplicarla en casa y que el pan que consumas sea hecho por ti.

Nuestro objetivo es motivarte a que el pan o en este caso las tostadas que consumas en tu casa, sean hechas por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen acercándote a ti, un paso más a lograr tus resultados y esos panes soñados; Vamos a iniciar pero no antes, sin agradecerte eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado, ¡empecemos!.

Todos hemos comido tostadas a la francesa, pero de las que vamos hablar hoy serán la Torre Babel de las tostadas, el Empire State, la Torre Colpatria, en fin, unas tostadas sin precedentes. Dwayne Jhonson o La Roca, es sin duda uno de los actores más codiciados del mundo pero te preguntarás, ¿qué hace para lograr mantener su cuerpo y su nivel físico? Pues él mismo es el autor intelectual de las cheat meal más monstruosas de todos los tiempos y por eso te mostraremos aquí en PanPillón las tostadas inspiradas en Dwayne con un grosor de 10 centímetros.

Cabe mencionar que Dwayne nos ha inspirado acá en PanPillón a crear una receta que no solo está diseñada para sobrepasar las 7 mil calorías, sino que puso a prueba nuestra imaginación y creatividad a la hora de crear algo desde cero, para que las personas se inspiren, motiven y cocinen cualquier tipo de receta, abriéndose a un mundo de posibilidades que la panadería nos ofrece y así satisfacer cualquier tipo de paladar.

Siguiendo con nuestra receta, vamos utilizar un pan de molde que ya hemos aprendido hacer sin embargo si no lo conoces no te preocupes te dejamos el enlace aquí, es súper sencillo. Si estás pensando en utilizar pan molde del mercado no es del todo recomendable puesto que el grosor no aplica. 

El proceso lógico es el mismo, utilizamos una tajada de pan bañada en leche, huevo y después la decoramos con un poquito de azúcar, canela e ingredientes de los que deseemos agregar. La principal diferencia es el grosor por eso debemos asegurarnos de que quede bien cocida por todo los lados, es ahí donde tenemos que cambiar un poco el proceso.

Ingredientes:

  • Pan de molde
  • Leche
  • Huevos
  • Azúcar
  • Canela
  • Productos al gusto
  • Yogur

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Lo primero será tener nuestro pan de molde listo y horneado, mediremos tostadas de 8 a 10 cm llevándolas al horno en una lata a 150 grados por 10 minutos. Mientras eso ocurre batimos dos huevos agregando kéfir (yogur) y hacemos nuestra mezcla de azúcar junto con canela o cocoa, junto con una adición de especias chinas (canela, clavo, jengibre, pimienta de olor y anis). Nos percatamos también que esta receta requiere de un syrup, es decir una mezcla de aguardiente amarillo y miel de maple, procedemos a realizar la mezcla procurando tener una textura mas líquida, con más sabor y aroma.

Listo ya estamos preparados para empezar. Vamos a remojar las tostadas en nuestra mezcla de huevo, vamos a pasarlas por encima, por debajo, por los lados, haciendo este proceso con cada una de ellas, dejándolas reposar aproximadamente por 3 o 4 minutos y no obstante las llevaremos a una sartén con aceite para tostarlas por todos sus lados. Este proceso lo hacemos con todas las tostadas que hemos hecho anteriormente.

Les aconsejo no hacer demasiadas tostadas porque recuerden que son muy gruesas y alcanzarán para bastantes personas. 

Luego de tostarlas las llevamos al horno a 170 grados por 10 minutos, seguidamente las sacaremos y las llevaremos a nuestra mezcla de azúcar previamente ya elaborada, logrando así cubrirlas por todos sus lados. Paso seguido cubrimos una parte con una gran cucharada de mantequilla de maní y con una cucharadita de mermelada de mango, junto con otra cucharita de nuestra mezcla de aguardiente y finalmente para darle un toque más sensacional le agregamos semillas de maní, girasol, marañón, entre otros gustos, es decir lo que ustedes quieran y la idea es agregarle mucha textura y crocancia.

¡Y listo! Lograremos una tostada con una esponjosidad incomparable, un postre completo que podemos acompañar con un cafecito o mejor aún, con un cafesote y una muy buena botella de agua para después. El interior se ve súper esponjoso y húmedo por la cocción que le dimos y el remojo que tuvo con el kéfir y el huevo, mejor dicho la suavidad de este pan es una locura, por favor, háganlo ustedes también en casa, sobretodo porque éste grosor de tostadas no se puede conseguir en el mercado convencional debido a su imponente grosor que si hace una diferencia gigantesca en la textura.

Esto es una locura, está tostada realmente alcanza para unas cuatro personas tal vez para un poco más y eso es todo por hoy. Les agradecemos si pueden compartir todas sus alegrías, sus resultados y sus preguntas con nosotros, para que no quede ninguna duda e intenten hacer esto en su casa. Recuerda que PanPillón no solo es recetas, es un espacio de aprendizaje, una escuela donde tienes la información organizada con metodología, donde cuentas con el apoyo de todo un equipo para que explores y sigas aprendiendo.

Hacer pan definitivamente requiere de muy poquitos utensilios, pero cuando uno se va enamorando del tema y quiere profundizar más, quiere ir buscando esos pequeños utensilios que hagan la vida de ese panadero interior mucho más cómoda, ¿no? entonces, en la tienda de nuestro patrocinador PanPillon.com ya puedes encontrar esos utensilios y los ingredientes, como los canastos de fermentación, los termómetros para medir la temperatura interna del pan, los termómetros para horno, porque algunos hornos caseros no están siempre muy bien calibrados entonces eso nos va a ayudar, las telas de fermentación, las harinas de panificación de centeno, harina de trigo, harina integral. Mejor dicho, de cierto modo todo lo que necesites lo puedes encontrar allí. Ve explora desde la comodidad de tu celular o computador y recuerda que cualquier cosa que necesites, la puedes pedir a nivel nacional, nuestra misión es esparcir y compartir a toda Colombia y porque no a todo el mundo la magia y la cultura del pan.

Pan marmoleado casero y fácil (Rollitos y molde)

PAN MARMOLEADO CASERO Y FACIL
(ROLLITOS Y MOLDE)

El marmoleado que a tantos encanta en tortas, puedes hacerlo con una buena masa de pan. Esta receta te funciona para acompañar platos tanto de sal como de dulce y lo mejor de todo con pocos ingredientes que puedes lograr desde tu casa. Queremos que aprendas y sabemos que surgen muchas dudas en el camino, por eso nuestro objetivo es motivarte a que el pan que consumas en casa, sea hecho por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen y de esta manera, llevarte un paso más cerca a lograr tus resultados y esos panes soñados. Vamos a iniciar pero antes, te agradecemos eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado, ¡empecemos!.

Ingredientes:

  • 260 g – Harina de trigo extra pan
  • 40 g – Harina de centeno
  • 6 g – Sal
  • 4 g – Levadura seca activa
  • 200 g – Agua
  • 30 g – Aceite de girasol

Vertemos los siguientes ingredientes en un bowl: agua, levadura seca activa, aceite, harina de trigo, harina de centeno y sal. Mezclamos todos los ingredientes valiéndonos de una batidora o en su defecto los podremos mezclar a mano, independientemente recuerda que el objetivo es integrar todos los ingredientes de tal manera que logremos una masa homogénea, desarrollando el gluten para que retenga el gas. Este proceso suele demorar unos ocho minutos dependiendo del tipo de batidora y la velocidad que le programemos. Ahora debemos verificar si el proceso de amasado fue exitoso y si la masa está lista, para eso podemos realizar la prueba de la ventana, la cual consiste en estirar la masa en un punto específico, de tal manera que si se llegase a romper sin dificultad esto sería un indicativo de que la masa no está lista aún y que requiere ser amasada un poco más.

Finalizado el proceso de amasado nos valemos de un raspe para sacar toda la masa del bowl y formamos una bola, esta masa debe quedar lisa y no debería pegarse, lo que nos facilitará su manipulación, luego dividiremos en dos partes esta bola, la primer mitad será la masa oscura para el pan marmoleado y la segunda mitad será la masa neutra de color blanco. Para ofrecer ese color oscuro a la primer mitad vamos a llevar esta masa al bowl, le agregaremos cocoa y quemado de panela, y empezamos de nuevo un proceso de mezcla hasta lograr una masa de color marrón café intenso, uniforme, chocolatosa y lisa.

Ya lista la masa de color marrón y la masa blanca, es momento de dejar reposar ambas mitades por unas tres a cuatro horas, cubriéndolas con una tela, un vinipel o una bolsa ya sea sobre el mesón o sobre una placa a temperatura ambiente.

Después del reposo, con ayuda de un rodillo estiramos y enharinamos la masa de ambas mitades para después unirlas y enrollarlas, de esta manera logramos el marmoleado.

No te angusties al momento de enharinar la masa con suficiente harina porque luego nos vamos a valer de una brocha con agua para que las capas queden bien pegadas y no se separen. Este es un error muy común en este tipo de panes, en el que tenemos los dos colores de las dos capas, pero no una miga uniforme, es decir que cada capa queda por su lado. Otra cosa que debes tener presente es el grosor el cual no debe ser mayor a un centímetro, es decir oscilar entre cinco milímetros y un centímetro de grosor, no es recomendable que la capa de masa quede muy delgada porque no se van a mezclar bien, ni tampoco una capa muy gruesa porque no se generará el efecto de betas ni de marmoleado.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Formamos dos rectángulos de un tamaño muy similar y pegamos ambas capas con la brocha humedecida con agua. El objetivo del agua es ayudarnos a que no se separen ambas capas y a que obtengamos una miga uniforme.

Enharinamos de nuevo, volteamos y pasamos el rodillo, este proceso lo realizamos hasta que el grosor de la masa quede uniforme. Una vez esté lista la masa, vamos a dividirla en dos partes, una porción grande para el molde y la otra porción para unos rollos más pequeños de consumo personal. Con la mitad para el molde vamos a girar noventa grados y vamos a empezar a enrollar hacia nosotros y sellamos con un poco de agua.

Una vez tengamos esto listo, hay que enharinar o aceitar el molde para evitar que se nos pegue el pan, nos valemos de una capa delgada de aceite y una capa delgada de harina y listo. Es muy importante resaltar que el cierre del pan debe quedar hacia abajo en contacto con la base del molde.

Antes de la fermentación final, nos parecerá que el molde es muy grande para la porción de masa que asignamos, sin embargo la idea es que el pan crezca y se expanda. Con la otra mitad de masa vamos hacer rollitos, por eso vamos a extender a lo largo y realizar el mismo proceso de enrollar, es importante apretar muy bien porque sino los rollitos se van a abrir y no van a quedar bien formados. Una vez tengamos el rollo grande, vamos a dividirlo en ocho porciones y luego a un molde de cupcakes enharinado.

Estamos a pocos pasos de finalizar, el siguiente paso es dejar fermentar y para eso debemos cubrir con una bolsa o con vinipel a temperatura ambiente de tres a cuatro horas hasta que se logre  buen volumen. Ya que el pan terminó con su tiempo de crecimiento, vamos a hornearlos a 180 grados durante diez a doce minutos los rollos pequeños y el molde grande hornearlo a 180 grados pero durante veinte minutos.

¡Felicitaciones! el resultado final tiene un aroma increíble a cocoa, una corteza delgada, una miga aireada, colorida y un marmoleado muy bien logrado, con una textura suave que conserva su forma cuando uno lo presiona, lo que es una muy buena señal de la fuerza del pan y finalmente si lo cortamos, nos vamos a fijar que se ve muy bien definido el enrollado y las capas están juntas, gracias a lo que hicimos con la brocha.

¡Y listo a disfrutar de una deliciosa porción de Pan Marmoleado casero!

Te dejamos la invitación a que hagas pan marmoleado en casa, a que hagas más pan de otros tipos en casa, también a que el pan que consumas lo hagas en casa. Mejor dicho, recuerda que cuentas con nuestro apoyo y que en nuestra tienda encontrarás todas los implementos e ingredientes que necesitas.

Es un diplomado virtual que puedes hacer desde cualquier parte del mundo con una modalidad mixta de clases en vivo, documentos, tutoriales, foro de aprendizaje y por supuesto al final obtendrás tu certificado. Es una formación muy dinámica y lo mejor es que no necesitas conocimientos previos, para más información aquí.

Al tomar este diplomado llevarás tus habilidades y conocimientos panaderos al extremo, conectando la teoría y la práctica necesaria para comprender integralmente el mundo del pan. Tendrás las herramientas necesarias para comprender el funcionamiento de las fórmulas panaderas, crear y utilizar correctamente distintos prefermentos, como la masa madre y revisar los costos esenciales de producción. Finalmente, identificarás las mejores prácticas de marketing digital y podrás experimentar con diversas formas de cómo comunicar tus productos en medios digitales para darte a conocer a más personas. Tendrás lo mejor de ambos mundos: toda la comodidad del estudio remoto y virtual, sumada a la cercanía y atención al detalle de la formación telepresencial.

¿Cómo hacer pizza en casa fácil y económica?

¿CÓMO HACER PIZZA EN CASA
FÁCIL Y ECONÓMICA?

Pedir pizza a domicilio es práctico, pero hacerla en casa es fácil, divertido y ¿por qué no? una actividad muy especial, con la que puedes sorprender a tu pareja, a tus amigos y a tu familia; Ya sea que te guste la napolitana, la de pepperoni, la hawaiana o la de vegetales, nuestro objetivo es motivarte a que el pan o en este caso la pizza que consumas en tu casa, sea hecha por ti, ofreciéndote ideas prácticas, deliciosas y lo más importante, que realmente funcionen y de esta manera llevarte un paso más cerca a lograr tus resultados y esos panes soñados; Vamos a iniciar pero antes, te agradecemos eternamente el hecho que estés aquí visitándonos, esperamos este articulo sea de tu agrado, ¡empecemos!.

¿De dónde proviene la pizza?

Desde Nápoles, la pizza se ha expandido por todo el mundo convirtiéndose en uno de los alimentos favoritos del ser humano. Es un alimento de origen campesino que usa lo disponible y no es pretencioso en su esencia. La masa funciona como un lienzo en blanco que cuando se amasa y se cuida, produce una comida para toda la familia apta para todos los gustos.

Ingredientes:

  • 500 g de harina de trigo artesanal con proteína del  11 – 12.5%
  • 300 g de agua
  • 5 g de levadura seca activa
  • 10 g de sal
  • 100 g de masa madre
  • 50 g de aceite de oliva

En un bowl suficientemente amplio para mezclar cómodamente, diluimos la levadura en agua y mezclamos a mano, pero lo podemos hacer también con una batidora o una mezcladora; Una vez diluida la levadura, la dejamos reposar un momento y agregamos masa madre, ten presente no dejar sobrefermentar la masa madre para que no pierda su poder fermentativo. Dejando este punto claro, agregamos aceite de oliva y dejamos reposar; Mientras tanto, aparte mezclamos la harina de trigo artesanal con la sal, hasta lograr una mezcla homogénea.

Retornamos a nuestro bowl, mezclamos de nuevo un poco el agua, la levadura y el aceite y agregamos nuestra mezcla homogénea de harina y sal. En un proceso de mezcla en el que nos podemos apoyar con un raspe hasta lograr una masa medianamente homogénea, sin embargo también podemos trabajar en un mesón con el ánimo de terminar de desarrollar el gluten.

Con las manos terminamos de integrar esos pedazos secos de harina o trozos de masa que no se integraron bien, aplicando presión y fuerza a la masa contra el mesón, pero no demasiada para no rasgarla; Aplicando presión con la base de la palma de la mano realizamos dobleces a la masa, con una mano y con la otra sucesivamente repetimos este proceso, hasta lograr una masa medianamente lisa.

La mezcla no debería pegarse a nuestras manos, sin embargo podemos valernos del raspe o la espátula para recoger esos pedazos de masa del mesón o que quedaron adheridas a nuestras manos, el objetivo es lograr una masa sencilla de manejar y lista para dejar en fermentación Este proceso de amasado lo podemos realizar por uno o dos minutos y finalmente formar una bola de masa.

Esta bola de masa la vamos a dejar reposar y la vamos a cubrir con el bowl durante veinte minutos. Transcurridos los veinte minutos la masa será mucho más sencilla de manejar, el gluten estará mucho más desarrollado y la masa se nos va a pegar mucho menos, repetimos el proceso de amasado, uno o dos minutos más, haciendo dobleces contra el mesón, cuando terminemos este segundo periodo de amasado, cubrimos de nuevo con el bowl y vamos hacer una fermentación en bloque a temperatura ambiente de unas dos horas.

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Mientras tanto vamos alistando el queso, la salsa y nuestros ingredientes para la pizza. En este caso vamos a utilizar queso rallado, pero si no cuentas con un rallador no te preocupes, puedes tajar el queso o despedazarlo con las manos, ¡practicidad ante todo! Respecto a la salsa, te vamos a compartir como hacer una salsa súper sencilla que puedes hacer en menos de un minuto. Con una muy buena pasta de tomate, preferiblemente de origen natural, agregamos un poco de agua para diluir el concentrado y lograr un sabor y un aroma poco fuerte y una textura algo más líquida, agregamos un poquito de hierbas y aceite de oliva, en esta caso agregaremos un poco de orégano seco y sal si lo prefieres.

Una vez reposada la masa por dos horas a temperatura ambiente, lo que vamos a hacer es dividirla en el número de personas o en el número de pizzas que deseamos producir, en este ejercicio te recomendamos dividirla en dos partes para sacar dos pizzas medianas. Formamos dos bolas, una para cada pizza, es importante que ambas queden del mismo peso o tamaño.

Cada una de las bolas de masa, las vamos a dejar en un bowl diferente para fermentación en frío alrededor de unas diez a catorce horas, es muy importante cubrir cada uno de los bowls con bolsas plásticas o vinipel y dejarlas en la nevera, pasado este periodo la masa debió haber aumentado de tamaño y contar con un muy buen aspecto.

Sacamos la masa del bowl y enharinamos toda la superficie del mesón para empezar a estirar y rotar la masa con ambas manos, el objetivo es lograr una pizza circular y estallar todas las burbujas de la masa, de lo contrario dichas burbujas se van a quemar en la cocción. Vamos a enharinar nuestra lata o nuestro disco de pizza, en este caso nos valdremos de un disco con huecos ya que nos ayudan a que la base se cocine mejor y quede un poco más crocante, pero cualquier lata funciona. La harina de maíz precocida nos ayuda a que la pizza quede un poco más crocante y también la posibilidad de que se pegue la masa es mucho menor, estiramos la masa de la pizza sobre la lata o sobre el disco y vamos a empezar a armarla, lo primero es distribuir una buena capa de salsa, se recomienda no poner en exceso, ya que puede afectar el crecimiento de la masa, agregamos también una buena capa de queso rallado que ojalá cubra toda la salsa Y por último nuestros ingredientes, en este caso vamos a hacerla de vegetales con cebolla, pimentón, champiñón y aceitunas, tu puedes elegir la que más te guste, después de la cocción le puedes agregar rúgula o lo que quieras como por ejemplo anchoas.

Con la pizza lista, la llevamos a cocción aproximadamente durante unos diez minutos a 250 grados hasta que la masa quede realmente crocante y bien dorada, cuidando que no se queme, pero que el queso se derrita muy bien.

¡Y listo a disfrutar de una deliciosa porción de Pizza!

Te dejamos la invitación a que hagas pizza en casa, a que hagas más pan en casa, también a que el pan que consumas lo hagas en casa. Mejor dicho, recuerda que cuentas con nuestro apoyo y que en nuestra tienda encontrarás todas los implementos e ingredientes que necesitas.

Es un diplomado virtual que puedes hacer desde cualquier parte del mundo con una modalidad mixta de clases en vivo, documentos, tutoriales, foro de aprendizaje y por supuesto al final obtendrás tu certificado. Es una formación muy dinámica y lo mejor es que no necesitas conocimientos previos, para más información aquí.

Al tomar este diplomado llevarás tus habilidades y conocimientos panaderos al extremo, conectando la teoría y la práctica necesaria para comprender integralmente el mundo del pan. Tendrás las herramientas necesarias para comprender el funcionamiento de las fórmulas panaderas, crear y utilizar correctamente distintos prefermentos, como la masa madre y revisar los costos esenciales de producción. Finalmente, identificarás las mejores prácticas de marketing digital y podrás experimentar con diversas formas de cómo comunicar tus productos en medios digitales para darte a conocer a más personas. Tendrás lo mejor de ambos mundos: toda la comodidad del estudio remoto y virtual, sumada a la cercanía y atención al detalle de la formación telepresencial.

¿Como hacer Pan de Soda Irlandés en 20 Minutos?

¿COMO HACER PAN DE SODA IRLANDÉS
EN 20 MINUTOS?

Pan en 20 minutos de principio a fin. Sí es posible con esta clásica receta de Irlanda con siglos de antigüedad. Corteza crocante y miga suave ideal para sándwiches. Un pan que haces sin fermentación gracias al uso de polvo de hornear. Esto te permite mezclar, amasar y llevar al horno directamente. Vas a estar un paso más cerca de lograr tus resultados y tus panes soñados. 

¿De donde proviene?

De origen Irlandés, cuando este pan surge en la historia se reparaba con bicarbonato de sodio, hoy en día tenemos el polvo de hornear, que nos facilita un poco el proceso; en este caso vamos a usar polvo de hornear; este pan se consume tanto en la cotidianidad del día a día, como en fechas especiales y su preparación es muy rápida gracias a que se hace con el polvo de hornear o el bicarbonato de sodio más no con levadura, esto quiere decir que no tendremos fermentación, si  es cierto que habrá un crecimiento pero es gracias a la reacción química de los ingredientes cualesquiera que elijamos.

¿Que ventajas tiene el polvo de hornear?

Nos permite una mayor flexibilidad al momento de manejar la masa, a diferencia del bicarbonato de sodio, el polvo de hornear reacciona sobre todo con el calor del horno, es decir que podremos trabajar con un poco más de calma , así como también por el gas se va a producir en el momento de la cocción.

Principalmente son cuatro ingredientes, sin embargo pueden ser cinco, pueden ser más.

  • Harina de Trigo
  • Sal
  • Polvo de hornear
  • Leche (animal o vegetal)
  • Opcional  – Miel para darle un sabor adicional (miel de maple, miel de abeja)
  • Opcional – Azúcar morena
  • Opcional – Hierbas, frutos 

Ingredientes:

  • 250 g de harina de fuerza
  • 150 g de leche
  • 5 g de sal
  • 7 g de polvo de hornear

GALERÍA

VÍDEO INSTRUCTIVO

Receta Pan de Soda Irlandés

  • Pre calentar el Horno,  esto es lo primero, porque la masa va a estar aún más rápido, precalentamos a ciento noventa grados (190º) nuestro horno mientras vamos haciendo el proceso.
  • Pesamos todos los ingredientes, alistamos nuestro mensaplas es decir todo pesado, todo medido y empezamos a mezclar, la ventaja es que es directo, super rápido.
  • Vertemos la leche, que puede ser fría o a temperatura ambiente no hay problema
  • Agregamos la harina, la sal y el polvo de hornear
  • Tratamos de integrar todos los ingredientes para formar una masa homogénea, el proceso de mezcla se trata de hidratar la harina totalmente, después pasamos al amasado, como esta es una masa que no tiene mucha hidratación, es más bien firme un poco más seca, esto nos ayudará en que su manejo sea mucho más sencillo; Si queremos podemos también aumentar la hidratación para lograr una masa aun más suave.
  • Como tenemos una masa de poca hidratación, vamos a tener que trabajar un poco más de fuerza, no se nos va a pegar pero si tenemos que ejercer algo de fuerza de brazo, quienes tengan batidora o amasadora eléctrica la pueden utilizar perfectamente pero realmente no es necesario.
  • Doblamos con fuerza de brazo y poco a poco vamos logrando una masa homogénea, vamos amasar por unos cuatro o tres minutos lo que es más que suficiente con un movimiento alterno entre la mano izquierda y la mano derecha y así sucesivamente.
  • Cuando terminemos de amasar formamos una bola con el movimiento anterior, con un movimiento alterno entre la mano izquierda y la mano derecha y así sucesivamente.
  • Podemos realizar los cortes clásicos para este pan, formando una cruz es decir dos líneas perpendiculares, que se realizan para que el calor llegue más fácilmente al centro del pan y quede bien cocido en menos tiempo, y de paso queda con la estética clásica que tiene este pan que se la damos con cualquier cuchillo que tengamos
  • Una vez tengamos esto listo, vamos a la lata del horno y después a hornear.

El pan dura 15 minutos en el horno, sin embrago según el tipo de horno puede variar, pero el tiempo promedio puede estar entre los 12, 15, o 18 minutos en el horno.

El resultado: Miga suave, uniforme, compacta, esponjosa.

  • 20 minutos, de los cuales 15 en horno.
  • Crocante por fuera, suavecito por dentro 

Recomendado Curso de Amasijos Colombianos, cuenta con ocho recetas, todas las técnicas que se desglosan de estas recetas y te queda el curso para toda la vida, recetas y productos típicos de nuestro país Colombia, de distintas regiones.

  • Almojábanas cundiboyacenses
  • Achiras huilenses
  • Bizcocho nariñense
  • Cucas vallunas
  • Pandeyuca cundiboyacense
  • Arepa de choclo antioqueña
  • Pan de arroz llanero
  • Pandebono valluno

Al pan pan y ¿La masa madre?

AL PAN PAN Y ¿LA MASA MADRE?

Es probable que nos hablen de masa madre y nos confundamos con todos los mitos que existen sobre la misma. Es por esto que queremos contarles un poco más sobre esta nueva tendencia que se ha hecho tan popular en la cultura y que llama la atención.

Actualmente buscamos elementos que sean artesanales o que podamos elaborar nosotros mismos, aquella tendencia del DIY y es que exactamente eso es lo que se hace con la masa madre, un elemento vivo que se trata de un cultivo mixto de levaduras presentes de manera natural en alimentos, como los cereales, responsables también de la fermentación e vino y cerveza y bacterias que se alimenta con harina de trigo u otro cereal.

La masa madre tradicionalmente había servido para hacer fermentar el pan, antes que existiera la levadura comercial. También es una receta del pan que se crea con paciencia y elementos relevantes que te enseñaremos en PanPillón. Este fermento compuesto no contiene ningún tipo de levadura añadida. Con esta elaboración los panes tendrán un sabor y aroma especial en las masas y ayuda a controlar su acidez. Su elaboración es sencilla, al igual que su conservación y cualquiera puede prepararla, pero necesita algunos conocimientos previos.

Con el taller de panadería con masa madre podrás hacer recetas deliciosas, naturales y nutritivas, ya que te aportarán nutrientes que te darán la energía que necesitas. Entonces al pan pan y ¡Con toda a la masa madre!